El PSG está forzado a obtener ingresos por 60 millones antes del 30 de junio

IDMEUNIER

El PSG está obligado a vender uno o más jugadores por un monto mínimo de 60 millones de euros antes del 30 de junio. Los directivos del cuadro parisino se encuentran muy preocupados, pues, si quieren evitar sanciones, deberán cumplir con las disposiciones de la cámara de instrucción de juego limpio antes del final del año fiscal

El riesgo de una sanción es ya un tema recurrente en las oficinas del PSG. Desde las incorporaciones millonarias del verano de 2017 con las llegadas simultáneas de Neymar y Mbappé, los parisinos se han visto obligados a buscar nuevos ingresos para equilibrar sus gastos. Hace un año, se vieron en la obligación de vender a de Javier Pastore, Yuri Berchiche, Odsonne Edward y Jonathan Ikoné por un monto total estimado de 64 millones de euros.

Este año, el director deportivo del club ya ha tenido desprenderse de Giovani Lo Celso, prestado a inicios de temporada al Real Betis. A mediados de abril, el club andaluz ejecutó la opción de compra y desembolsó un total de 25 millones de euros para contratar de manera permanente los servicios del centrocampista argentino. De la misma manera, se ha cedido a Grzegorz Krychowiak al Lokomotiv de Moscú, que deberá pagar 10 millones de euros una vez que llegue el momento de ejecutar la opción de compra obligatoria.

Para alcanzar el objetivo de 60 millones de euros en ventas de futbolistas sin debilitarse, el PSG ha optado por prescindir de tres jugadores: Thomas Meunier, Stanley Nsoki y Christopher Nkunku. Los dos primero ya no están en los planes de Thomas Tuchel -Meunier ha perdido la titularidad y Nsoki no ha rendido como se esperaba- y el tercero está buscando salir del club en busca de una mayor continuidad.