Los dueños del Manchester City quieren incursionar en el fútbol chino