Los dueños del Manchester City quieren incursionar en el fútbol chino

IDSHEIK

El City Football Group (CFG) -grupo propietario del Manchester City- se encuentra en una búsqueda constante de nuevas formas de expandir su marca, y, para eso, necesitan tener presencia en todos los rincones del planeta. Todo parece indicar que la próxima adquisición del CFG será el Sichuan Jiuniu FC, de la tercera división del fútbol chino, lo que le permitirá tener entrar a uno de los mercados más grande del planeta.

Desde un punto de vista estratégico, la compra del Sichuan Jiuniu es un movimiento brillante. El cuadro chino juega en la provincia de Chengdu, la cual tiene un aproximado de 14 millones de habitantes, pero ninguna representante en la Superliga. El Sichuan heredó el estadio del Chengdu Tiancheng -con capacidad para 42 000 personas- que se disolvió en el año 2015, mientras que el otro equipo de la región, el Chengdu Blades, juega en la segunda división.

La provincia de Chengdu es un lugar turístico muy conocido en China, principalmente por su comida. Si el City invierte bien y logra escalar a primera división podría convertirse en el principal equipo de la región. Sin embargo, existe un obstáculo en el plan del CFG para llegar a la Superliga; en la tercera división del fútbol chino no pueden jugar futbolistas extranjeros, por lo que tendrá que competir con jugadores del mercado local.

El City Football Group es el holding que administra los clubes pertenecientes al Abu Dhabi United Group. Además de ser dueños del Manchester City, la compañía de Sheikh Mansour tiene presencia en Estados Unidos, Japón, España y Uruguay.