La revolución de Diego Milito en Racing Club

IDMILITO

La pared del fondo del gimnasio de Racing Club de Avellaneda tiene un diseño muy peculiar. A un lado, cuatro círculos de colores distintos, a otro cuatro círculos amarillos numerados. En la parte baja de la pared hay dos pequeños arcos de no más de 40 centímetros, y, en el techo, dos pelotas colgadas de dos ganchos.

Diego Huerta, asistente en la academia y uno de los principales scouts del club, explica que esta es su versión de la máquina Footbonaut que tiene el Borussia Dortmund. El moderno equipo de entrenamiento es visto como una de las claves del éxito del cuadro alemán; se cree que unos minutos en el Footbonaut puede tener el mismo efecto en el futbolista que varias sesiones de entrenamiento.

El diseño es bastante simple; el futbolista se para dentro de una jaula en la que recibe balones en intervalos de tiempo muy breves. Al mismo tiempo, se enciende una luz en una caja ubicada en una de las cuatro paredes. El jugador debe girar, disparar el balón a la caja y prepararse para recibir nuevamente.

Solo hay dos clubes en el mundo que cuentan con el Footbonaut. Uno de ellos es el Dortmund, el otro es el Haoffenheim. El costo de implementación del equipo oscila entre los dos y cuatro millones de dólares, y requiera actualizaciones de software constantes, por lo que están fuera de las posibilidades de Racing.

El cuadro de Avellaneda está trabajando con un diseñador de software local para crear su propio ‘Footbonaut’, pero, mientras tanto, han buscado replicar el efecto de la máquina dentro de la realidad del fútbol argentino.

Este es un ejemplo de cómo Racing Club es uno de los equipos más innovadores, no solo del país rioplatense, sino de toda Sudamérica. ‘La Academia’ tiene un sistema de formación que prioriza no los resultados, sino el crecimiento individual de cada futbolista. Los 55 juveniles que viven en las instalaciones del club cuentan con un equipo de profesionales de diversas áreas; desde psicólogos hasta tutores académicos.

En el sótano del estacionamiento del club se encuentra el cuartel general de Diego Milito, secretario técnico del club. Ahí, un equipo de cuatro scouts se encarga de monitorear jugadores de varias divisiones del fútbol argentino, así como de otros países sudamericanos, utilizando la plataforma de videos Wyscout. Cada Scout tiene un área del continente asignada. También utilizan el servicio de analítica InStat, que les permite recopilar información del aspecto psicológico, médico y emocional de los futbolistas. De esta forma, Racing busca identificar e incorporar el talento antes que lo hagan equipos como Boca o River, con quienes no pueden competir en el aspecto económico.

Estas prácticas podrían parecer estándar en países de Europa o Norteamérica, pero, en el fútbol sudamericano, pocos equipos trabajan a este nivel. El objetivo de Milito es claro: hacer que Racing sea campeón del fútbol argentino, y el su estrategia de scouting es fundamental para esto. El ex jugador del Inter aprovechó su paso por el fútbol europeo para aprender sobre el manejo de las instituciones deportivas, y ahora busca implementar esas técnicas a la realidad argentina. Hasta ahora parece ser que el trabajo de Milito va por buen camino; Racing es el único líder de la Superliga Argentina y ser perfila como favorito para ser campeón.

 

Adaptado de The New York Times : https://www.nytimes.com/2019/01/26/sports/racing-club-argentina.html